Opinión código nucú

Por seis décadas, el conflicto agrario en el municipio de Tila se ha saldado con un derramamiento de sangre innecesario que ha ido subiendo de nivel y que requiere, de forma urgente, la intervención del Estado. Sobre todo porque los gobiernos anteriores le dieron la espalda a todo y los muertos los sigue poniendo el pueblo.

La historia misma, relatada en la tesis del maestro Emilio Pérez Pérez, señala a 1959 como el año en que el entonces munícipe de Tila despreció la oportunidad de establecer el fundo legal. Ese error costó que las tierras de ese municipio se asentaran como ejidales, problema que fue creciendo y que se encumbró, como siempre, en el despojo en contra de los choles.

Gobierno tras gobierno se ha manoseado el problema de ese municipio y se han buscado generar simples paliativos y mesas de diálogo inoperantes que, a la fecha, son insuficientes. Podemos ver que requieren atención urgente: los recientes enfrentamientos que tienen encendidos los focos rojos en la zona hablan por sí solos.
Sin embargo, la gota que derramó el vaso fue la inoperancia del Ayuntamiento que encabezó Édgar Leopoldo Gómez en el 2015. Fue ese año en donde las protestas se recrudecieron, se rompieron las negociaciones y los ejidatarios no encontraron más que la cerrazón del munícipe y su equipo que no tuvo la capacidad de generar acuerdos.

La historia la conocemos todos. Los ejidatarios incendiaron la Presidencia Municipal y destruyeron el edificio sede. Ahí mismo se declararon autónomos y reclamaron la posesión legítima de las tierras sobre las cuales se estableció el fundo legal, según ellos, bajo “argucias legales pésimamente manejadas”. Los funcionarios que han intervenido, ojo, desconocen la historia o la conocen a medias y eso ha empeorado la situación.

En un error total, deslindándose de todo, fue la administración de Édgar Leopoldo Gómez que maniobró para establecer la sede alterna a la cabecera municipal en el ejido Limar. No es un secreto que desde ahí desviaron miles de millones de pesos provenientes del Estado y la federación, y que dieron la espalda tanto a los pobladores de Tila como a los ejidatarios, motivo que también fue caldeando los ánimos (tema que muchos hemos analizado años atrás).

Basta que la Auditoría Superior del Estado haga su trabajo y verifique que hasta la fecha aún existen decenas de obras que permanecen inconclusas. De esto, uno de los principales responsables, según los propios pobladores, es el exdirector de Obras Públicas, Federico Montejo Camacho, oriundo del municipio de Villaflores.

Debo ser claro al señalar que no comulgo con el actual alcalde Limber Gutiérrez Gómez, y en este mismo espacio he criticado su desempeño y señalado sus errores. Sin embargo, es importante señalar que a la fecha su administración ha denunciado estos desfalcos, y ha demandado la aplicación de la ley en contra de estos exfuncionarios que estarían cayendo en temas de corrupción, mismo que la 4T ha condenado abiertamente.

Así, buscando curarse en salud, tras los lamentables hechos del fin de semana saldado con sangre inocente y por la apatía de los gobiernos, se sabe que el exalcalde Édgar Leopoldo Gómez y su excolaborador Federico Montejo están operando en la zona para desviar la atención. Es fácil torcer las líneas, repito. Por eso ahora andan señalando como responsable, de este problema añejo, a la actual administración y generando con ello un ambiente con más riesgos, pese a los llamados que ha realizado el propio gobernador Rutilio Escandón Cadenas a privilegiar el diálogo.

La estrategia es clara: la gente del exalcalde busca sepultar la larga lista de delitos que cometieron durante su paso por la presidencia de Tila y su inoperancia en el conflicto que hoy ha escalado los niveles de violencia en la región, y para ello son capaces de poner más leña al fuego, de seguir azuzando a sus perros para que la sangre siga corriendo y esto es muy delicado.

La misma gente de la zona señala que los operadores del exmunícipe están alimentado el clima de tensión y confrontación, incluso, en las redes sociales y grupos de WhatsApp, donde se siguen emitiendo llamados a la violencia bajo discursos de “defender lo propio”, y confrontando a la actual administración.

No puedo pasar por alto, también, en señalar que la administración pasada es quien trabajó en convencer a la gente para que exigieran al Gobierno la presencia de la Guardia Nacional para “reprimir a los ejidatarios”, datos declarados de esta parte. Ese rencor que brotó fue sembrado como semilla de la discordia y hoy, lamentablemente, ha dado sus frutos.

Haría bien el gobierno en voltear los ojos hacia el exmunícipe Édgar Leopoldo Gómez y sus operadores, pues deberían responder ante la ley por su corresponsabilidad en el actual clima de violencia, así como por los desfalcos millonarios que cometieron en agravio del municipio de Tila.

A la par de ello, el Gobierno de Chiapas debería analizar la participación en este conflicto de Francisco Arturo Sánchez, gente cercana al exalcalde y quien aspira a un puesto político por Movimiento Ciudadano (es un secreto a voces que busca la presidencia municipal), quien ha cometido el terrible error de azuzar a los pobladores y que tiene su parte de culpa en este derramamiento de sangre.

Así, no se requiere ir tan lejos para saber quiénes son algunas de las manos que mecen la cuna detrás de este conflicto que sigue escalando los niveles de violencia en la zona y elevando la tensión, y cuyo fondo real, debemos señalar, no está en manos del ayuntamiento, ni de éste ni del que vendrá.
Ojalá las autoridades competentes tomen cartas en el asunto, se investigue a fondo y se castigue a todos aquellos que han utilizado este conflicto para seguir manteniendo el control en esa zona. Justo es que paguen.

#Manjar Algunos diputados empiezan a buscar espacios para acomodar sus aspiraciones. Saltan de Mover a Chiapas al Verde Ecologista, de independientes a Mover a Chiapas, en fin. Es un ejercicio que se ha vuelto común en política. Lo dije y lo repito: los partidos políticos desde hace mucho dejaron de ser un espacio ideológico y se convirtieron en simples plataformas aspiracionales con capacidad de financiamiento. Cada político juega sus cartas. Tira sus dados. Todo acorde a lo que consideran puede rendirles frutos. O bien, derivado de instrucciones de políticos que se mueven fuera de la aldea, pero que siguen teniendo el control de esos partidos. No pierda de vista este ir y venir. En cada uno de ellos se esconde un as bajo la manga. El 2021 nos mostrará los resultados. #JuegoPerverso “Abril es ella quien habla por tus labios /como un joven sonido desnudo por el aire / En la noche ha volado con tu vuelo más alto / con risa de muchacha / como el fuego nocturno de los frutos del viento / donde vibran los pájaros / Manzana del amor / su voz bajo la lluvia es un pescado rojo /Embarcada en sus cuencos con los ojos absortos / es la virgen gaviota que ha bebido del mar / en el agua su sol mariposa de luz”. Homero Aridjis. #ElPoema // La recomendación de hoy: el libro El callado lenguaje de la piedra de Arbey Rivera y el disco Songs in the Key of Life de Stevie Wonder. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

* Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos.
* Delegado en Chiapas del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa.
Contacto directo al 961-167-8136
Twitter: @C_T1
Facebook: @CodigoNucu
Mail: palabrasdeotro@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here