R E M E M B R A N Z A S/Filiberto. S. Gamboa “Don Fili”/Última llamada a la coordinadora nacional de trabajadores de la educación

0
34

El Dr. Mauricio González de la Garza 1923-1995, notable escritor, periodista y compositor de origen tamaulipeco, usó su pluma contra aquellos que pretendieran dañar a México o a sus ciudadanos, nunca vaciló en escribir y hablar con la verdad, sin pensar en su seguridad personal ni en quien pudiera inconformarse por su hablar, solo la verdad. Crítico de poderosos personajes políticos, la publicación de su libro; La última Llamada; obligó al notable escritor a vivir en el exilio, en Texas, por haber recibido amenazas de muerte durante el gobierno de José López Portillo.

“La Última Llamada” y una carta al entonces Presidente Miguel de la Madrid contenía recomendaciones y soluciones para que México viviera, durante esa época en paz y en democracia, si fueron o no atendidas éstas recomendaciones, está a juicio de la historia y haciendo la paráfrasis de tan extraordinario libro, me permito hacer unas sugerencias a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y en especial a la Sección 7 y también la 40 de mi querido Estado de Chiapas.

Es innegable que la abolición de la Ley de Educación promulgada en el régimen gubernamental anterior es un triunfo única y exclusivamente de la CNTE, sus constantes protestas, su repudio a esa Ley punitiva y sus argumentos congruentes, en especial porque nunca se tomó en cuenta ni la asistencia ni el criterio de los maestros para elaborar esa Ley provocando el convencimiento del entonces candidato a la Presidencia Andrés Manuel López Obrador, de que el magisterio disidente tenía razón en sus argumentos opositores y que habían sido además agredidos y separados arbitrariamente de sus funciones varios profesores miembros de la organización, prometió y ya como Presidente abolir la mal llamada Ley de Educación, y lo cumplió.

Lo que debería ser una celebración en grande por la CNTE se ha convertido inexplicablemente en protestas con plantones ante el Congreso y frente del Palacio Nacional, que alegan ya no sé qué en concreto, pero siguen inconformes y es en base
a esta postura y dirigiéndome como lo anotó anteriormente al Magisterio Chiapaneco que les digo están , ante su “Última Llamada”.

Sus grandes esfuerzos y sacrificios ante todo para lograr la fulminación de la anterior Ley de Educación y tener ahora una nueva Ley Educativa, que ha sido aprobada por el Congreso de la Unión y por los Congresos Estatales y que tiene fuerza legal para regir de ahora en adelante en el sistema Educativo Nacional, es repudiada en parte por la propia CNTE. Probablemente tengan razón, probablemente estén en desacuerdo con uno o algunos de sus artículos, pero no va hacer con marchas o plantones como podrán lograr cambios en sus artículos.

Cuando tuve el honor de ser nombrado Director General de los Servicios Educativos en Chiapas, en varias o casi siempre en las reuniones que por largas horas celebraba con los miembros de la CNTE para escuchar sus planteamientos, siempre les expresé mi respeto a la Ley y mi deber de conducirme dentro de lo que la misma Ley señala y me cansé de indicarles que la titularidad del contrato colectivo del trabajo pertenecía a la SNTE, pero que la Ley laboral les permitía disputar la titularidad del mencionado contrato, mediante un juicio ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, nunca me hicieron caso.

Hoy el Magisterio Chiapaneco en sus Secciones 7 y 40 dominan abrumadoramente con sus miembros a los pocos que puedan tener las mismas Secciones y que sean leales a la SNTE, es decir considero que legalmente pueden disputar la titularidad del Contrato Colectivo del Trabajo y convertidos y unificados la 7 y la 40 en Sindicatos independientes, por lo menos en Chiapas se quitarían la tutela del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y con un reconocimiento legal, podrán mediante el uso de la nueva ley de Educación, demandar aquellos artículos que consideren que los perjudican, no existe otra forma por más movimientos de presión que quieran hacer que puedan modificar una Ley Constitucional. Tienen la gente, la Ley a su mano, la cultura necesaria para decidir ahora, su destino en forma independiente, si siguen unidos a la SNTE, es probable que con el tiempo lleguen a perder la fuerza que ahora tienen. Es su “Última Llamada”.

Loading Facebook Comments ...