Quién es Quién/Salvar al planeta/Noé Farrera Morales

0
33

Los diputados locales votaron en la sesión ordinaria de ayer martes, por urgente y obvia resolución, la ley que reforma diversas disposiciones de la Ley Ambiental y que pretende erradicar los plásticos de un solo uso, unicel y popotes en el estado.
Dicha Ley, pretende impulsar la prohibición del uso de bolsas plásticas y la sustitución de las mismas por materiales biodegradables y compostables, la erradicación de los popotes, unicel, vasos, platos, cubiertos y contenedores desechables, como otros productos de higiene y diversión. Con esto estaríamos hablando de la disminución del 11% del total de los residuos sólidos que se producen aquí.
En los últimos años, el debate en torno a la situación del planeta ha subido de tono y ha tomado mayor importancia en la agenda global. Jefes de Estado, organismos internacionales, científicos y activistas reconocen que la situación crítica del planeta -con más de un millón de especies en riesgo de extinción-, se debe en gran medida a la contaminación por la actividad humana.
En mayo pasado, un grupo de científicos presentó el primer reporte global de Naciones Unidas sobre biodiversidad, en donde se reveló que el medio ambiente está en peor situación ahora que en cualquier otro momento de la historia humana, con un millón de especies de plantas y animales en riesgo de extinción.
La pérdida de especies se está acelerando a un ritmo decenas de cientos de veces mayor que en el pasado, señaló el documento. Más de medio millón de especies terrestres “tienen un hábitat insuficiente para su supervivencia a largo plazo” y es probable que se extingan, muchas en cuestión de décadas, a menos que se restauren sus hábitats. Los océanos no están en mejor forma.
¿Por qué hablamos de este tema? Para cualquiera que no comprenda la importancia que juegan los equilibrios naturales para la existencia de los ecosistemas, estaría viviendo en otra realidad. Hoy más que nunca tenemos claro también que el periodismo y la prensa juegan un papel fundamental en la transmisión de mensajes a favor del planeta. Y todo esfuerzo, por pequeño o grande que sea, merece ser respaldado por la acción de los ciudadanos, más aún, cuando sabemos, que nada es posible sin la acción consciente de los millones que habitamos la tierra.
Y aunque los defensores del llamado ‘crecimiento indefinido’ tienen fe en el ingenio humano y en el mercado. Estos ‘optimistas tecnológicos´ vuelven a la historia de los últimos dos siglos para sacar evidencia empírica sobre la manera en que las innovaciones, los sustitutos y los descubrimientos han facilitado el crecimiento exponencial hasta el día de hoy.
Asimismo, apuntan hacia la manera en que el primer mundo ha superado algunos de sus problemas ambientales durante las últimas décadas, sugiriendo que el crecimiento económico conduce a la superación de los problemas ambientales. No obstante, todo parece indicar no ha sido así. Por el contrario, el excesivo uso de productos desechables, consumibles al fin al cabo, ha generado la más grave contaminación en la historia de la humanidad.
No ha existido tal regulación, sino más bien una voraz depredación de los recursos naturales que hoy ponen en riesgo la propia existencia de la vida. Ojalá la ley aprobada ayer no sea letra muerta ni solo la bandera medio ambiental del sexenio. Es un buen comienzo, dejar de utilizar unicel y popotes. Hay que volver a las costumbres de nuestras madres y abuelas que sabían para que eran las morraletas. Digo, si esto no irrita el humor de las más aguerridas feministas.

Loading Facebook Comments ...