Quién es Quién/Chiapas: ¿hasta cuándo el saqueo y la injusticia?/Noé Farrera Morales

0
18

En medio de la opacidad y un marcado silencio ante los despilfarros de su antecesor -silencio que huele a complicidad-, Rutilio Escandón rindió protesta ante el Congreso Local para asumir el cargo de gobernador constitucional del estado. Por primera vez en la historia de Chiapas, el acto fue atestiguado por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, en un gesto que demuestra, supongo, el respeto y afecto que guarda por los ciudadanos de esta tierra.
Afuera del recinto legislativo, cientos protestaban y lapidaban el nombre de Manuel Velasco Coello, responsable directo del saqueo millonario de los recursos públicos que a marzo de este año, alcanzaba los 22 mil 056 millones de pesos, 34 por ciento más que la deuda heredada por Juan “el bastardo” Sabines.
Y es que de acuerdo con datos del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política Social (Coneval), de un total de 5 millones 337 mil 151 habitantes, 4 millones 113 mil 950 viven en la pobreza extrema; cifras que demuestran el fracaso de sus afamados programas de gobierno y confirman el despilfarro que su administración condecoró en cada una de las dependencias estatales.
Por si esto fuera poco, cientos de indígenas de distintas comunidades huyen de sus hogares víctimas de la violencia política administrada por grupos paramilitares que proliferaron durante los últimos seis años al amparo de líderes del Partido Verde -hoy convertidos a Morena-, de quienes recibieron protección, financiamiento e impunidad. En el exceso de la ignominia, casi 1500 mujeres fueron asesinadas durante el gobierno de Velasco, con la vergonzosa realidad de que a pesar de existir una alerta de género, el 90 por ciento de estos feminicidios permanecen impunes.
Velasco Coello deja pues una huella indeleble en el hartazgo popular. Es la encarnación perfecta de todo aquello que los chiapanecos rechazaron en las elecciones pasadas al votar por un cambio, por una transformación profunda de la vida pública.
No obstante, gobernadores van, gobernadores vienen, y la constante sigue siendo el discurso demagógico del cambio, que nunca llega, que hoy se anhela pero que también genera escepticismo a una ciudadanía cansada de ver caer las hojas de un frondoso árbol que agoniza lenta y dolorosamente.
Desde los tiempos de don Juan Sabines Gutiérrez, ningún otro gobernador ha demostrado tal pasión y convicción para cumplir los anhelos de transformar a Chiapas. No en vano llamado el ciclón del sureste, don Juan demostró que cuando los hechos hablan las palabras sobran.
Nunca más Chiapas ha vuelto a repetir la grandeza de un gobierno, otorgáremos pues por derecho a Rutilio el beneficio de la duda, y concluyo, citando las siguientes palabras del Doctor Andrés Fábregas Puig: “Chiapas es el centro neurálgico de la anunciada cuarta transformación de México. Si en Chiapas se logra el destierro de la injusticia y del saqueo del erario, entonces podremos afirmar que México a ingresado a un nuevo tiempo”.
Hasta mañana.

Loading Facebook Comments ...