CARLOS MORRALES, UN POLÍTICO PERREZOSO

El flojo y el mezquino andan dos veces el mismo camino, refiere un dicho popular; ya que hay personas, que por haraganas tienen que hacer las cosas dos veces o más, como Carlos Morales Vázquez quien perdió el mapa de Tuxtla Gutiérrez y ahora tiene a la Ciudad un vil desastre, por eso quiere reelegirse Presidente para tapar su mala administración.

Todos sabemos, que la crisis de la pandemia afectó eventualmente a todas las economías; sin embargo, el Ayuntamiento tuxtleco que preside Morales Vázquez no deja de estar sujeto a la incertidumbre. Mirar al futuro, hoy es más incierto que nunca dicen los expertos, porque no vemos que para los habitantes de la Capital esté habiendo desarrollo económico, ni mucho menos crecimiento.
Y es que de acuerdo a algunos estudios realizados, lo que refleja este gobierno municipal es un decrecimiento, baja productividad, pobreza extrema, pobreza moderada y rezago en la liquidez. Que no culpen a la pandemia dicen muchos inconformes, porque han desviado millones de pesos del erario como por ejemplo para favorecer a la empresa Veolia, con quien hubo tráfico de influencias y acuerdos afectando las partidas para la seguridad pública, los servicios básicos y la atención de la pandemia por COVID 19, donde el principal corrupto ha sido Carlos Morales Vázquez.

Las malas decisiones tomadas por el actual Ayuntamiento, dejó sin ayuda a quienes realmente lo necesitan y condonó el pago de impuestos a quienes de ninguna manera se lo merecen; ha sido un gobierno que no comprende el sentido de la solidaridad en los momentos difíciles, insensible ante las desgracias, que no ha mantenido el empleo y ni siquiera lo ha sostenido. De lo que no cabe duda, es que tiene a un montón de aviadores, familiares y amigos de Carlos Morales, que son una gran carga para el municipio, una soga al cuello para la administración pública.
Muchos comercios se han quejado, del gobierno municipal que ha sido encabezado por Carlos Morales Vázquez, por no ser empático y no brindarles las oportunidades que ellos han necesitado; simple y sencillamente manifiestan, porque no ha llevado a la práctica políticas públicas de apoyo a los pequeños y medianos comerciantes.

Por si fuera poco, vivimos una total ausencia del Estado de Derecho, por la falta de acciones contundentes que combatan la inseguridad que día a día mantiene en la zozobra a los habitantes; la impunidad que se vive a diario, no ha estado dentro de las prioridades de Morales Vázquez, pues claro está que su interés está en reelegirse.
Según una encuesta, en el año 2020 más del 60% de las familias tuxtlecas subsisten con 5 mil o menos de ingresos al mes, lo que significa que el ingreso per cápita bajó. ¿Tendrá idea Carlos Morales Vázquez de cómo subirlo? ¿Sabrá cómo combatir la informalidad que crece cada vez más, a causa de sus malas políticas públicas?
No cabe la menor duda, Carlos Morales es sinónimo de vacío de poder, porque ha puesto incluso en riesgo a todo el Ayuntamiento dejándolo indefenso jurídicamente. Es necesario que los ciudadanos conozcan a este tipo de políticos, que hagan valer el derecho a exigirle cuentas; porque de no hacerlo, seguiremos viviendo otros tres años de corrupción impune.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here