opinion en pendulo de chiapas

BUENOS DIAS CHIAPAS

Esto es mundial, pero cada padre de familia ve y vela por la educación de sus hijos, se preocupa si llegó a aprender los contenidos de los programas para cada año escolar, los objetivos, las metas, etc.
El ciclo escolar 19-20, apropiadamente se dio dentro de las aulas, al menos de seis a siete meses y los últimos tres ya no fue posible, porque fue en la segunda quincena de marzo/20 cuando las clases ya no se dieron dentro de las aulas.

En el presente ciclo de 21-22 fue peor, porque a fines de agosto/20 ya los alumnos no asistieron a sus escuelas y hasta la fecha, con excepción del estado de Campeche, donde ya se experimenta el regreso a las aulas.
En el caso Chiapas, solamente quedan del ciclo 20/21 los meses de mayo y junio.
Posiblemente las evaluaciones se puedan dar presenciales para, ahí mismo, tener el diagnostico de cada escolar.
Yo confío en que se podría aprovechar seis semanas de julio-agosto de este 2021 para nivelar, digamos emparejar a los niños que, por una o más razones no alcanzaron a adquirir esos elementos que la cultura, esos conocimientos básicos que corresponden a cada grado.

Actualmente tenemos ya a cientos de doctores en pedagogía aquí en Chiapas.
En aquellos años, jefe Noé, malhaya, no habían.

Un año fui secretario académico de letras y humanidades de la UNACH, y se contrataron hasta licenciados pasantes en pedagogía, de la UNAM, de Veracruz, para impartir aquí las clases, en letras y pedagogía. Era rector Cruz Toledo. Trabajamos en lo que se le llama edificio Maciel. Ahora, afortunadamente, como les decía, tenemos ya a muchos pedagogos con posgrado en el extranjero.
Tenemos pues a profesionistas que pueden ayudar en mucho a la niñez y juventud de Chiapas en el tema que inicié.
El C.Gobernador y la Sria. De educación tendrían que convocar a organismos que ya los tenemos en Chiapas, para que se analice, cuando mucho de hoy a junio sobre esto que propongo.
El tiempo no se repone, esto es, el calendario escolar, pero, como les digo, se puede echar manos de seis semanas (tres de julio y tres de agosto, por ejemplo), para esa nivelación y corrección en las deficiencias, que las debe haber y muchas.

Eso sí, los maestros convocados deben llevar en la mente el que están salvando a la niñez y juventud de Chiapas, quiero decir que no vean por delante el signo de pesos porque entonces allí la puerca tuerce el rabo.
Yo, jefe Noé, al igual que otros maestros jubilados me ofrecería en esas clases presenciales, aunque, créanme, no es fácil aplicar “medicinas” que ya no están en el cuadro básico.
Así como se consideran tóxicos la cortizona, el cloranfenicol, el diyodoclorohidroxiquinoleínna, etc. En la educación también, a un maestro que se jubilo hace 20 años ya no le sería fácil “recetar”, pero sí hay todavía cómo enseñar lo que ahora los niños lo hacen con su celular, aplicado en las compras, en un porcentaje de descuento, etc.
En el conocimiento del cuerpo humano, los niños jalan la imagen de un esqueleto y me dicen: mira, aquí está la columna y te leo cuántas vértebras cervicales, etc. Tenemos, hasta el cóccix.
Esto lo veo con mis nietos y concluyo que yo ya no soy de este siglo XXI bueno, pero, en todas las asignaturas podemos analizar que los niños conozcan lo básico y también, sobre todo, lo más difícil, que quieran aprender más, investigar, aprender a aprender. Esto se dice, pero no quieren leer, conocer, buscar esos horizontes.
Es difícil motivar hoy a los niños. Lo veo con mis nietos, pero seguiremos buscando la punta de la madeja. Creo que sí podemos encontrarla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here