Que más pue…/Por Carlos Rafael Coutiño Camacho.

0
23

1.- Porque nos va como nos va.

2.- Migrantes y Acteal

  Decía Henrik Johan Ibsen, que el primer deber del hombre, es ser uno mismo, y cuanta razón tiene; porque para ser uno mismo, no necesitaría de un gobierno y menos cuando se pone a sus pies para ser pisoteado, como es en la actualidad y por siglos atrás y hasta por delante.

         Se puede observar el encono hacia Peña y en particular de Velasco, en efecto, se lo ganaron a pulso, pero el pueblo es quien finalmente puso a ambos en el poder, la gente corre, aplaude, hasta llora por ellos, para luego finalmente condenarlos por los atropellos.

         Esto es, porque la sociedad no es quien debe de ser, cada uno de los ciudadanos, no es uno mismo, habrá que ver como los niños como mero ejemplo, dicen ser el mejor futbolista que les hace ver la televisión, o el héroe de las películas del momento, hasta hay quienes se visten y hablan como ellos.

         Caso más cercano, con Juan Sabines, impuso una moda de camisas y el resto de la población de una economía alta, decidió copiar, como si no tuviera un criterio propio para ello.

         Sin duda, hay que decir que en mí caso tampoco se cómo vivir, estoy improvisando; pero la única forma es siendo uno mismo, pareciera tan fácil, pero es tan complicado el entender las palabras, para poder ponerlos en práctica. De ahí que se vale retomar las palabras de Santo Tomás de Aquino, cuando decía: el estudioso es el que lleva a los demás a lo que él ha comprendido, y a eso, se le llama Verdad.

         Pues bien, otro texto de Johan Ibsen decía que “Perderlo todo, es ganarlo todo, porque no se posee eternamente más que lo que se ha perdido”, es cierto, y el ciudadano chiapaneco ¿qué puede poseer o en su caso perder?, quizá nada, vive en su mediocridad, algunos más en la comodidad de su economía, y con eso cree poseer todo y al mismo tiempo nada.

          Que se requiere entonces para no padecer lo que hoy se vive en Chiapas, seguramente educación, es el único camino para salir adelante, solo eso hará que las cosas cambien, se deje la dádiva y sobre todo, la mediocridad y la mendicidad en que muchos están, aunque tengan un hogar y un poco de patrimonio en bienes muebles.

         Ahora con el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, se podrá decir que vienen cosas buenas, pero la realidad, está en uno mismo, se subraya y reafirma esto, de que, es necesario que uno haga por sí mismo, lo que se quiere que el gobierno haga por nosotros.

         Siempre el ciudadano culpa al gobierno de lo que pasa, y tiene razón, pero en parte, pues de acuerdo a Oscar Wilde, la experiencia no tiene valor ético alguno, es simplemente el nombre que damos a nuestros errores.

         No se tiene porque esperar a que todo lo haga el gobierno, esa es la diferencia, un ciudadano común, por todo, culpa a los demás; pero el gobierno hasta de los errores busca encontrar una ganancia, hasta en lo malo existe para ellos, algo bueno; es ahí donde se tiene que copiar esa mentalidad, pero por un sendero positivo y correcto.

         No se puede señalar que MORENA es un cambio para bien, tampoco se puede decir que son la panacea y que, gracias a ellos, la transformación está, cuando se sabe que no es tal; el cambio urgía, pero no todos los que llegaron están aptos para esa transformación social deseada.

         Hoy muchos dicen “estábamos mejor, cuando estábamos peor”, pues es difícil al cambio, el PRI acostumbró al pueblo a su estilo de vida, pero la realidad es otra; MORENA es también un priismo viejo, anticuado, aunque mucho mejor que el PRI-PVEM que fue poco más que un infierno para todos.

 

 

·       Vienen dos fechas importantes, el día del migrante y el caso Acteal; en el primero le pregunté a Escandón Cadenas que tanto se va a trabajar en materia, pero sobre todo y más allá de la migración de centroamericanos y caribeños, la migración interna, al cual me respondió claramente, que es el resultado de las deficiencias que tiene esta entidad.

Me señaló que el también fue migrante, tubo que irse de Venustiano Carranza, porque no podía tener los estudios que deseaba, las oportunidades no existían, así pues, ser migrante, es sinónimo de superación, de entrega, de esfuerzo, de dedicación, de mejorar la calidad de vida.

Escandón Cadenas, ahora como el me lo decía, hará que esas carencias que él tuvo, ya no existan para los demás, tiene un compromiso moral para con su pueblo, pero también con el resto del estado, evitar la migración de chiapanecos, será la mejor forma de entender que se está llegando a una respuesta a los problemas sociales.

Por lo que toca a Acteal; también puede considerarse como una migración forzada, ese éxodo que generó el 22 de diciembre de hace 21 años, ahí es una acción de política humanitaria, para evitar que se repita, pero es necesario un desarme real y total, que las iglesias se comprometan a trabajar por la paz y no por el dinero ni la sangre de la gente.

Los indígenas no pueden vivir eternamente con odio en su corazón y buscar matar como si fuera un deporte, aunque otros viven temerosos, cansados de la forma en que son perseguidos por la ignorancia del hombre blanco, que siembra el odio entre los propios hermanos de cualesquiera de las etnias y que, en este caso, todos son de origen maya.

Loading Facebook Comments ...