Que hable los que saben

0
31

México no puede tener un comportamiento miope y reduccionista, de rasgarnos las vestiduras e iniciar un conflicto diplomático con nuestro vecino del norte para ganar popularidad o simplemente para ganar votos.

Es por ello que, aún no entendemos cómo personajes de la diplomacia mexicana, de la talla de Arturo Sarukán, mantienen un resentimiento y una visión bastante reduccionista, quien, por un lado, explica brillantemente por qué es poco probable que Trump imponga un arancel generalizado a las exportaciones mexicanas y, por otro lado, alienta a una acción revanchista de ojo por ojo.

Sarukán cuenta con una gran experiencia en la relación bilateral entre México y Estados Unidos, fue asesor del secretario de relaciones Exteriores de Salinas, Fernando Solana y del embajador, Jorge Montaño, y llegó a ser cónsul general de México en Nueva York, cargo al que por cierto, renunció para asesorar a Felipe Calderón en su campaña esperando que lo nombraran secretario de Relaciones Exteriores, pero la realidad es que solo le alcanzó para ser embajador de México en Estados Unidos, ya que la cancillería la ocupó alguien con una visión global como Patricia Espinosa, actual Secretaria Ejecutiva de la convención Macro de las Naciones unidas sobre el Cambio Climático.

Otro que se encuentra en esta tesitura, es el ex canciller Jorge Castañeda, que también es un personaje inteligente, pero con una agenda propia, al que le gana la vanidad y que otra vez, entra en el terreno reduccionista, claro está, en función de su agenda política personal y de grupo, como cuando desde Nueva York se soltó el rumor de un golpe de Estado en contra del presidente Zedillo, justo cuando se negociaba sobre finanzas y deuda pública, algo similar a lo que hoy se hace en el entorno comercial y que generó fuertes presiones sobre el peso y la Bolsa Mexicana de Valores.

Si bien Castañeda es un experto, desde su propuesta de la “enchilada completa”, hoy el tema migratorio alcanza nuevos retos y circunstancias, no solo por sus causas y el tema de derechos humanos, que son indiscutibles, pero el fenómeno en sí en un contexto como el que se planteó arriba, reviste un manejo muy distinto por los riesgos que implica para la seguridad nacional de ambas naciones.

Sin embargo, hay quienes solo buscan irresponsablemente, la camorra, la confrontación y la pelea.

Loading Facebook Comments ...