POR LA SEGURIDAD HUMANA

0
38

La seguridad ha sido tan importante para el ser humano que ha estado presente desde el comienzo de las primeras comunidades hasta nuestros días.
El concepto de seguridad había sido prácticamente monopolizado durante siglos por las elites políticas y militares, ya que se ligaba íntimamente a la preservación y estabilidad del Estado, la defensa exterior, las carreras armamentistas, la insurgencia y contrainsurgencia, y las amenazas al orden público, entre otros temas relevantes para mantener el monopolio estatal de la violencia.
Es decir que la seguridad sólo estaba relacionada con la soberanía en sus dimensiones interna y externa. Es en este contexto que se desarrollaron los términos de seguridad nacional, seguridad interior y seguridad pública.
En el nuevo contexto mundial, las amenazas a la seguridad han cambiado sustancialmente. El cambio climático, los desastres naturales, las crisis alimentarias, la propagación de enfermedades pandémicas, la acentuada interdependencia de las poblaciones, el terrorismo y la delincuencia organizada son amenazas mundiales que dificultan que los Estados por sí solos hagan frente a todas las amenazas mundiales que dificultan que los Estados por sí solos hagan frente a todas las amenazas, y más aún si se presentan de una manera conjunta o regional.
Así, el concepto tradicional de seguridad se ha vuelto insostenible y no alcanza a abarcar los supuestos sociales del contexto internacional actual. La noción de seguridad humana surgió como respuesta al agotamiento del concepto de seguridad y su relación con el Estado moderno.
Seguridad humana es una expresión que comenzó a utilizarse en la década de los noventa a partir de la publicación del informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), instrumento mediante el cual se replanteó la importancia de los derechos humanos y su relación con el desarrollo de las personas; el concepto de seguridad humana nació de la adopción del desarrollo humano, que también está centrado en las personas, sus libertades y su entorno: Seguridad económica; Seguridad alimentaria; Seguridad de la salud; Seguridad ambiental; Seguridad personal; Seguridad de la comunidad; Seguridad política, todas ellas vinculadas con el ser humano, el cual, desde la perspectiva de los distintos marcos jurídicos que lo protegen, cuenta con todas los derechos y garantías que constituyen la base de su desarrollo individual; sin embargo, el contraste con la realidad respecto de las condiciones de desarrollo de la sociedad, en algunos contextos distan del deber ser establecido por los marcos jurídicos aplicables; contextos que demuestran que existen oportunidades de mejora en la planeación y sobre todo en la ejecución de las acciones del aparato público en favor del ser humano, para cumplir con lo establecido en el Informe mencionado.
A nuestro país le corresponde poner en vigencia normas jurídicas vinculantes con la sociedad y con miras a la protección integral de los derechos humanos y a las garantías individuales, incluyendo para ello, el conocimiento significativo de los conceptos de la seguridad humana y en general de la dignidad humana.

Loading Facebook Comments ...