No se roban libros

0
12

La tarde del pasado lunes, un camión que transportaba libros sobre la autopista La Tinaja-Cosoleacaque a 10 km de la caseta de peaje de #Acayucan, en Veracruz, terminó volcado tras un intento de asalto.
Alrededor de las 14:00 horas, cuando el chofer del camión Freigtliner, con número de placas 689DY1, perteneciente a “Mudanzas dos hermanos” de Xalapa, fue interceptado por una camioneta, color blanco, en la cual viajaban unos sujetos que dispararon al camión y ocasionaron la colisión.
Al lugar de los hechos arribaron elementos de la Policía Federal. Autoridades resguardaron al conductor y lograron asegurar la camioneta de los presuntos asaltantes, los cuales huyeron hacia el monte.

Pero lo más extraño en este accidente –destacó un portal de internet- es que no se registraron actos de rapiña y el cargamento de libros permaneció dentro de la unidad.

¿A quién le importa robar libros? Sería una pregunta rigurosa si pretendiéramos acercarnos a las entrañas de nuestra sociedad.
Se roban valores, comida, bebidas, electrodomésticos, frutas, verduras, salchichas, sabritas, ropa, calzado… pero por favor, ¡libros no!
Curiosamente, la carga del tráiler permaneció intacta, sin ser presa de actos de rapiña, y esto, no se debió a la intervención oportuna de los cuerpos policiacos, sino al desinterés de la gente por armar cadenas humanas y colaborar solidariamente en el saqueo de aquellos títulos.
México es un país de analfabetas operantes. Gente que ignora el valor de los libros y de la lectura. Gente de prefiere perder horas y horas en el Facebook antes de dedicar tan sólo unos minutos a la reflexión o al análisis de su realidad. Somos un país donde unos cuantos gozan de la riqueza, incluida la del conocimiento y la cultura.
Lejos estamos de vivir en una sociedad que defienda el arte, la cultura y el conocimiento como bienes preciados y derechos que se reclaman.
No olvidemos que lectura y la escritura son fenómenos construidos socialmente, a los que se les añade una serie de capacidades que han de tener un valor social, con un significado cultural dentro de su contexto.
Cuando nuestra sociedad reciba mejor educación, entonces comenzaremos a comprender el valor de los libros, y la belleza del conocimiento. Entonces, solo entonces, los cargamentos de libros ya no podrán dormir tranquilos.

Loading Facebook Comments ...