opinion en pendulo de chiapas

¿Quién es quién?

La elección del 6 de junio será considerada como histórica en la vida democrática de México, no sólo por haber sido la más grande en la historia de nuestro país y porque el INE haya logrado instalar el 99% de las casillas superando el 50 por ciento del padrón electoral en la votación, sino porque más de 80 famosos influencers se vendieron con el Partido Verde.

Ese partido, “les pagó 300 mil pesos a cada uno, para que subieran dos historias cada quien a sus redes”, dijo una conductora de entretenimiento de Grupo Fórmula. Y un actor, conocido como Sebastián Rulli, pidió perdón por no poder callar al ver las historias de sus compañeros, “que les pagaron por decir esa estupidés, ni siquiera son congruentes porque estoy seguro que ni siquiera votaron”, afirmó.

Como dice un Youtuber, tenemos tres problemas, este Partido Verde que nada tiene de ecologista y más bien es una organización criminal, estos insensatos que se vendieron y las personas que los apoyan; quienes decidieron, romper la ley con tal de ganar, sin importarles a quiénes se llevaban de por medio.
De acuerdo al diccionario de marketing digital, un influencer “es una persona que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema concreto, y por su presencia e influencia en redes sociales puede llegar a convertirse en un prescriptor interesante para una marca”; sin embargo, para cumplir su tarea los chinguetas de la política no necesitaban a influencers tal como han sido definidos, sino a personas que no tuvieran amor, dignidad y lealtad por México, que tuvieran plataformas con seguidores en redes sociales masivas y que fueran lo suficientemente estúpidos como para violar la Ley Federal en vídeo, en frente de sus millones de seguidores.
Una de las claves, para que el influencer conecte con la audiencia, es tener legitimidad para hablar de un producto o servicio, capacidad de generar conversación, potencial de audiencia, nivel de participación en las conversaciones, publicar todos los días contenidos y tener una tasa de participación; éste perfil, no era el buscado por las y los sensacionales niños y niñas verdes, era algo casi imposible que alguien lo cumpliera, pero se dieron a la tarea y encontraron, una compilación de la peor escoria en internet.

Con estos esperpentos lechuguinos, emularon la política de shock que Donald Trump aplicó para alcanzar los resultados que le dieron el triunfo en las elecciones de 2016 en Estados Unidos; un plan de ataque relámpago, a la hora de hacer política, para sacar provecho de una población desorientada, jugando con el estado emocional de mucha gente que se une, en torno al entendimiento de una crisis compartida y queriendo cambiar el mundo por uno que sea mejor.
Claro que esto no es novedad, al tal Facundo según su propia versión, le habló un Partido político hace algunos años que le ofreció 2 millones de pesos a cambio de apoyarlos; lo que sí es ridículo e ilegal, es aceptar dinero en plena veda electoral, sobretodo de un partido tramposo y además decir que es la opción para México. Pero hay influencers y famosos que sí vendieron su opinión, la dignidad para engañar a sus seguidores; con ello, contribuyeron para que el Partido Verde siga depreciando el gran valor de nuestro país, humillando a sus habitantes. Por eso, todos estos tracaleros, de verdad que sí dan asco, vienen valiendo verdolaga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here