Guardia Nacional, necesaria para el país

0
27

La Guardia Nacional no es un ningún invento que alguien se haya sacado de la manga ante la coyuntura de inseguridad actual que vivimos. Es una realidad legal que tiene sustento en la Constitución Política de México.
En la propia Carta Magna, artículo 31, se expone como obligación de los mexicanos, inciso III: “Alistarse y servir en la Guardia Nacional, conforme a la ley orgánica respectiva, para asegurar y defender la independencia, el territorio, el honor, los derechos e intereses de la Patria, así como la tranquilidad y el orden interior…”.
Ojo aquí en que el “orden interior” se alude claramente. Que es en lo que, justamente, la Guardia Nacional deberá poner su principal énfasis.
En el artículo 35, inciso IV, se describe como un derecho ciudadano el “tomar las armas en el Ejército o Guardia Nacional, para defensa de la República y de sus instituciones…”.
En el artículo 36, en el que se describen las obligaciones de los ciudadanos mexicanos, se señala en el inciso II, “alistarse en la Guardia Nacional”.
Más adelante, en el artículo 76, en el que se abordan las facultades exclusivas del Senado, en el inciso IV se apunta: “Dar su consentimiento para que el Presidente de la República pueda disponer de la Guardia nacional fuera de sus respectivas entidades federativas…”.
Es decir, la Guardia Nacional está perfectamente planteada en la Constitución. Sin embargo, hasta el día de hoy, no se ha puesto a trabajar este instrumento del Estado, para los fines ya previstos. Pero puede y debe hacerse, ya que cuenta con un respaldo legal, y es necesario poner orden y garantizar la paz y la seguridad.
La Guardia Nacional no sólo es, como ha propuesto el Presidente López Obrador, una oportunidad para los jóvenes, para formarlos y darles trabajo, y con ello alejarlos de las calles y sus peligros, sino que debe apostar a ser un espacio de encuentro en el patriotismo, el honor, la lealtad, el bien común, y la unidad.
La Guardia Nacional podrá enfrentar serios problemas al combatir el crimen, graves obstáculos, y sus miembros como es lógico estarán expuestos a tentaciones, a desviaciones. Empero, los valores nacionalistas, y el ver siempre por el bien de las familias, deberán guiar los empeños de los guardistas, en todo momento y en todos los frentes.
Es deseable entonces, que todos podamos colaborar desde ahora para que los mexicanos unidos construyamos y nos demos aquella institución prestigiosa y honorable que necesitamos, que reivindique el papel de los jóvenes en la edificación de México (y de ciudadanos de todas las edades, para ser incluyentes), y sobre todo, útil para acotar la violencia y la ausencia de tranquilidad.

Loading Facebook Comments ...