EL JUEGO DEL HOMBRE/LUIS ENRIQUE VAZQUEZ NAVA

0
72

La “1RA A”, ahora conocida como Ascenso MX, siempre me ha parecido una liga de mucho valor, competitiva, y conmovedora a más no poder: los equipos participantes anhelan subir de categoría, para el beneplácito de su fanaticada, y fortalecimiento de su plaza.

Subir de categoría es elevar el prestigio, y las ciudades con fútbol de Primera División son reconocidas como las más pujantes de toda la República Mexicana. Jugar en Liga MX es jugar en todas las televisiones del país, los sabados y domingos, tu nombre en la boca de todos. Distrito Federal, Toluca, Puebla, Guadalajara, Monterrey, Pachuca, León, Tijuana, Torreón y Veracruz, le deben mucha promoción al fútbol.

Mérida, Quintana Roo, Oaxaca, Tapachula, Culiacán, Ciudad Juárez, Tampico, Zacatecas, Zacatepec, San Luis, son todas metrópolis que anhelan  ser representadas por un club de Liga MX, y el pertenecer a Liga MX es un rango que se obtiene de vencer en las canchas del ascenso.

En tiempos recientes seguí el campeonato gracias a los Cafetaleros de Tapachula, que consiguieron dos títulos de la División de Plata en la temporada pasada, e hicieron mucho por levantar el ánimo del futbol chiapaneco que perdió a sus Jaguares de Chiapas.

Sin embargo, Los Cafetaleros de Gabriel Caballero no ascendieron, pues según la FEMEXFUT, es una plaza que no cuenta con las condiciones económicas para sostenerse en Liga MX, y pese a conseguir el título definitivo de la  2017 – 2018 se vieron frustrados de cumplir sus sueños de jugar contra Las Chivas, el América o el Cruz Azul.

La vida continúa, y el torneo, con todo y las irregularidades cometidas por la FEMEXFUT, sigue y seguirá.

Esta nueva temporada 2018 – 2019, arranqué en Ciudad Juárez, Chihuahua, hogar de Los Bravos, uno de los equipos mejor estructurados, y que semestre tras semestre es candidato para ganar el campeonato.

Los Bravos se hicieron del entrenador que levantó a Cafetaleros, Gabriel Caballero, y ganaron en la jornada inaugural llevada a cabo el mes de julio, 1 x 0 a Los Alebrijes de Oaxaca… Allí estuve, en la tribuna sur en donde canta baila brinca y festeja “El Cartel”, la porra del equipo juarense… En la última jugada del partido el brasileño Lucas Da Silva Xavier anotó de tiro libre, desatando el delirio en el San Benito.

Después del partido encontré la forma de colarme a la rueda de prensa, en la que me tocó cuestionar al dt oaxaqueño Ricardo Rayas y al dt juarense Caballero. Después de hablar con el staff de prensa del Juárez FC, aseguré mi entrada al resto de conferencias que aquí durase el torneo.

Así comencé la nueva temporada, ya en Ciudad Juárez y con los Bravos, que con el paso de las semanas se mantuvieron ganando y ganando hasta que se hicieron con el liderato de la tabla general, elevando las expectativas de su afición.

Para septiembre ocurrió algo insólito en la División de Plata, la llegada de un prócer del balompié a una plaza de arraigo, tal fichaje le pareció increíble a todo aquel que se topó con la noticia… DIEGO MARADONA, NUEVO DT DE SINALOA.

El máximo representante de la selección argentina en la historia, Diego Armando Maradona, arribaba a un equipo que hasta la jornada 7, apenas y había sumado 3 puntos producto de 3 empates, era pues un torneo que ya estaba ”perdido” para el Gran Pez.

La decisión de la alta directiva sinaloense de traer al Diego como dt, fue criticada duramente por la prensa deportiva nacional, que consideró que Maradona no tenía las condiciones para levantar a un equipo de fútbol profesional, haciendo énfasis como una limitante la vida privada llena de excesos del susodicho. Los periodistas, en su mayoría, comentaban que más que apuntar al éxito deportivo con la llegada de Maradona, Dorados apuntaba al éxito mediático.

Tales argumentos se basaban en el historial que el argentino presenta como dt, posición en la que a diferencia de su historial como jugador, no presenta títulos considerables.

La llegada de “D10S” a Sinaloa le añadió un condimento genial a la competencia, pues tal como precisaron los gurús de la prensa deportiva, la llegada de Maradona atrajo las miradas de la fanaticada futbolera mundial.

Todos los rivales querían vencerle, pero muy pocos lo consiguieron. Junto a Luis Islas y Mario García Covalles, integrantes de su cuerpo técnico, el Diego encabezó la gesta del resurgimiento dorado en el Apertura 2018 del Ascenso MX.

En la J8, Sinaloa derrotó 4 x 1 a Cafetaleros en la presentación del nuevo entrenador, y hasta la J15, únicamente perdieron con Oaxaca, ganando 6 partidos incluido el de Tapachula y empatando otro, sumando 22 unidades para así clasificarse a la Liguilla.

Dorados fulminó a Mineros de Zacatecas, para verse las caras con Bravos en semifinales, recetándole la misma dosis al líder, al equipo que había impuesto un récord de mayor puntaje conseguido en una temporada regular, 35 puntos en 15 fechas.

Asistí con mi familia al partido de Vuelta, papa, mama, hermanita, el estadio estaba lleno a reventar, y ni así pudimos. Dorados ganó 2 x 0 la Ida, y a Bravos únicamente le alcanzó para meterle uno a los del pacifico. El Diego lo había hecho, y muchos se comieron sus palabras: contra todos los pronósticos, metió a los suyos en la serie por el título.

La verdad es que me dolió, me dolió no tener la final en mi cancha, junto a la gente con quien había vivido este semestre apasionante, porque Bravos era el favorito y no pudo a la hora buena. Ni modo, así es este juego del fútbol, y seguro que “Juaritos” tiene revancha a partir de enero.

La final la jugaron entonces Los Dorados de Sinaloa y el Atlético San Luis, ellos dirigidos por Luis Alfonso Sosa, dt consagrado en la división, habiendo logrado ascender en esta década a Leones Negros de la U. de G. y a Los Rayos del Necaxa.

En 210 minutos, ambos conjuntos estelarizaron una lucha titánica por quedarse con la gloria. San Luis fue capaz de empatar la pizarra hasta en tres ocasiones, dándole la vuelta a la tortilla con el gol de Leandro Torres en los tiempos extra, 4 x 3 marcador definitivo, venciendo el ímpetu maradoniano de los sinaloenses.

San Luis cargó el trofeo de campeón, y ya tiene su pase a la serie para subir a Liga MX a llevarse a cabo en seis meses.

Estamos a la mitad del camino, y el Diego ya solicitó a su directiva un jugador de clase mundial para que comande en la cancha a sus Dorados, en busca de arribar a tierra prometida.

El Apertura 2018 fue alucinante, y el campeonato que viene lo será aún más.

EN LA FOTOGRAFIA, LUIS ISLAS AUXILIAR DE DIEGO MARADONA, JUNTO A MI HERMANITA Y YO, EN LA PISTA DE TARTAN DEL ESTADIO OLIMPICO BENITO JUAREZ, POSTERIOR A LA VICTORIA DE DORADOS SOBRE LOS BRAVOS DEL JUAREZ FC EN LAS SEMIFINALES DEL CAMPEONATO.

Compartir
Artículo anteriorLA ETERNA CRUZAZULEADA
Artículo siguiente¡AMÉRICA Y YA!
Loading Facebook Comments ...