El derecho a disentir, principio de una democracia real

0
14

En la rueda de prensa “mañanera” de ayer, desde Palacio Nacional, a más de cuatro dejó con la boca abierta el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien declaró que no es “monedita de oro” al decirse respetuoso de la manifestación de los llamados “Chalecos México”.
Contrario a su estilo, López Obrador reconoció que los manifestantes están en su derecho: “Creo que tienen todo su derecho de manifestarse, tenemos que ser muy respetuosos del derecho de manifestación. Hasta celebro que se organizara esta manifestación y ojalá y se sigan manifestando con libertad quienes no están a favor del Gobierno”.
López Obrador puntualizó: “Como se comprenderá, no llegamos para ser floreros, y tampoco aspiramos a ser monedita de oro. Nos costó mucho, muchas fatigas, golpes, sufrimiento, para llegar. Como nos costó tanto y padecimos de represión, sería una incongruencia de parte nuestra que no se permitiera la libre manifestación de las ideas, por eso celebro que exista esta oposición y que se manifiesten, los respeto mucho”.
En la Ciudad de México se habla de 15 mil manifestantes, acá en Monterrey, de 600, mientras que en otras ciudades como Guadalajara, Puebla, Veracruz, Querétaro, Aguascalientes, Hermosillo y Saltillo, no se dieron a conocer los números de los manifestantes.
En las calles de León, Guanajuato, encabezando un escaso contingente, el ex Presidente Vicente Fox participó, vestido con pants y gorra, en la manifestación portando la leyenda: “Mejor criterio en la toma de decisiones”.
Lo importante aquí, es reconocer, que pese a las acusaciones e incluso los errores que pudiera tener, humanamente hablando, el presidente de la República, ha demostrado que el respeto a la libre manifestación y a la protesta, son respetados más allá de la simple demagogia.
De algo servirá la marcha de quienes el pasado domingo salieron a expresar su rechazo a las políticas de López Obrador, después de todo, el presidente de México no es un ingenuo. Bastante materia habrá de encontrar entre las rechiflas dirigidas en su contra. La democracia, se construye al fin, desde el consenso y los disensos.

Loading Facebook Comments ...