CIUDAD JUAREZ, ENHORABUENA

0
86

[POR LUIS ENRIQUE VÁZQUEZ NAVA]

Hasta hace unos años, Ciudad Juarez, Chihuahua, era reconocida a nivel nacional e internacional por ser una locacion azotada por la violencia del narcotrafico, ahora son tiempos diferentes, de brillo y prosperidad, pues de esa epoca oscura solo queda el doloroso recuerdo.

“Fue duro, muy duro, a todo momento te saltaba la duda de que algo malo podria pasar a tu lado. Estabas preoupado, habia panico al estar en las calles… Un dia estaba por ‘la paseo triunfo’, que es una avenida muy importante de acá, y en pleno alto y de un coche a otro empezaron la balacera…

Recuerda Jose Gil, empresario juarense dueño de tres restaurantes en Ciudad Juarez.

“… nos agachamos dentro de nuestro auto, y escuchamos como 70 balazos, no eran pistolas eran metrallas. Acabaron con los enemigos y salieron corriendo, dejaron alli la troca donde venian cazando a los otros cabrones, y se metieron en una calle”.

De 2007 a 2011, Ciudad Juarez se convirtió en el hogar diario de la masacre humana, había carnicerias a plena luz del día, y de los puentes peatonales colgaban cuerpos desmembrados.

“Este territorio siempre se lo están disputando los carteles, desde siempre le digo, pero en aquellos años los narcos perdieron todos los códigos. Mire que meterse con la sociedad civil, que no tiene nada que ver con sus negocios, esas son cochinadas”.

La heroica Ciudad Juarez, Chihuahua, es historia pura de Mexico, y ha llegado a convertirse en varias oportunidades en capital provisional de la republica. Por aqui pasaron hombres como Benito Juarez, Porfirio Diaz, Francisco Madero y Francisco Villa.

El cruce fronterizo con El Paso, Texas, es la entrada al mercado estadounidense de la droga, el que mayores demandas genera y el que mejor paga, razon por la cual la región se cubre de sangre. Pero nunca antes como en el sexenio presidencial de Felipe Calderon.

“Tenemos en Juarez la sensacion de que el que desató al demonio fue Calderón, cuando el chaparrito fue presidente las cosas empezaron a ponerse cada vez más feas… había militares rondando de arriba para abajo y estaban coludidos junto a la (policia) federal con Sinaloa, en contra del cartel de Juarez, tenian guerra declarada.”

Hoy por hoy, “Juaritos”, como le llaman con cariño sus habitantes, luce recuperada y sus calles son transitadas con calma y tranquilidad, a diferencia de aquellos ayeres en donde nadie queria asomarse fuera de sus casas, en donde por cierto támpoco lograban sentirse totalmente seguros.

“Yo pienso que los carteles siguen y seguirán con sus muertes, ¿por qué?, pues porque el vicio no va a dejar de existir, y el que debe en vicios paga con su vida, pero ya no se matan a media calle, en el mall (plaza comercial), en el supermercado, donde sea pero lejos de la gente que nada tiene que ver… ¿Y es que cuántas balas perdidas no se les fueron cuando “la plaza” estaba caliente?, esa vez de la balacera, una fue a dar a nuestra cajuela, y una persona del auto de enfrente le tocó y falleció.

La ciudad fronteriza con Estados Unidos es un lugar de oportunidades, y así lo demuestra su población, compuesta por una gran cantidad de migrantes de otros estados al sur de la nación, de los cuales todos, arribaron allí en busca de un mejor trabajo.

“Ciudad Juarez es muy noble, su gente es muy calida y hospitalaria, y aqui quien quiere hacer lana la hace, si le metes al jale haces lana. Eso identifica mucho a la ciudad, que es tierra de oportunidades, tanto asi que preguntale a la gente y muchos son de fuera, vienen para mejorar… en los ultimas dos decadas la ciudad se ha extendido, antes mucho era baldio, había mucho baldio…”.

“Yo soy feliz, y muchos vivimos a gusto, los tiempos de la sangre se acabaron ‘Gracias a Dios’. Yo se de la fama de aqui en todo México y hasta en el mundo porque malamente hasta peliculas han venido a hacer, de lo malo siempre de lo malo, pero la violencia no nos define te digo”.

“‘Juaritos’ no es nada bello (risas) a comparación de Chiapas, de Veracruz, de Oaxaca, donde solo hay arboles y naturaleza, pero voltea a ver para todos lados y hay empresas y empresas, eso quiere decir que hay dinero… Y cuando hay jale y lana uno vive bien”, sentenció José Gil.

Quien escribe también vive a gusto en Ciudad Juárez, y cree también que la violencia fue tan solo una pesadilla, un mal sueño, ahora todo es diferente, la gente rie y vive contenta.

Loading Facebook Comments ...