Buenos Días Chiapas/Francisco Chávez Quiñonez/AMLO, hablemos de las normales rurales

0
15

AMLO, hablemos de las normales rurales.
Sé que son mil y un temas, asuntos, planteamientos que tienes que atender; de ahí que no podían incluirse todos en el discurso del uno pasado.
Yo egresé de la Escuela Normal del ICACH, instituto que es abuelo de la actual UNICACH.
Tuve siempre contactos con maestros y alumnos de la Normal Mactumatzá, pero no fui radical, aunque, en mis columnas defendía la lucha de los alumnos por la supervivencia. Y es que, las normales rurales, Andrés, deben continuar y reabrir las que hace muchos años fueron cerradas. Un poco de historia.
En nuestro país, una vez concluidos los enfrentamientos militares de más de diez años de la revolución, nace la SEP, Vasconcelos impulsa la escuela rural mexicana, las misiones culturales, la publicación de libros de texto y de lectura para el pueblo, gratuitos.
Nacen, con Obregón y Calles las primeras escuelas rurales formadores de maestros, Cárdenas, el grande, va dotando de, cuando menos, una de esas escuelas a cada estado. El presidente López Mateos todavía tuvo la aprobación de miles de normalistas rurales. Leamos qué viene.
Mayo 26 de 1969. Remitente: Agustín Yáñez, titular de la SEP. Procedencia: México, D.F. dirigido a presidencia de XXlll Congreso de la federación de estudiantes campesinos normalistas de México (FECSM). Destino: escuela normal rural “Raúl Isidro Burgos”, Ayotzinapa, Guerrero. Texto: para que informen a su congreso y a las escuelas. Comunico a ustedes que a partir del próximo ciclo escolar solo funcionarán como normal la mitad de las escuelas actualmente existentes. Pronto conocerán detalles.
Díaz Ordaz ya había tanteado este cierre en noviembre de 1968. La huelga nacional articulada en los últimos episodios del movimiento estudiantil paró sus intentonas.
Hay muchas opiniones, hasta de pedagogos reconocidos que aducen de que ese tipo de escuelas ya no son para este siglo XXl. Que las escuelas, desde el jardín de niños, ya son computadoras e inglés para que los alumnos egresen competitivos.
Lo bueno que tú, camarada presidente, naciste en el medio rural y conoces tantos municipios de México en los que pareciera que se vive en el siglo XlX.
Aunque acepto de que la migración del campo a las grandes urbes no se detiene, por el contrario, aumenta día a día, se tiene que instrumentar, y ya lo planteaste, de que, apoyando a las familias del medio rural, podemos arraigar a esos millones de campesinos que emigran porque el campo no “deja”, que el precio por tonelada de maíz es solamente para recuperar lo invertido, dicen: lo servido por lo comido.
El poeta Armando Duvalier llegó a escribir: “Chiapas tiene un corazón agrario…” y todo México. Presidente, también tiene un corazón agrario, son muy pocas las zonas industriales que le dan trabajo a buena parte de paisanos, hasta eso, tienen que contar con, cuando menos, un bachillerato tecnológico para que puedan ser capacitados.
La población rural crece aceleradamente y yo no le creo al Inegi y otras instituciones del porcentaje de crecimiento que manejan. Lo que se, aquí en Chiapas, no se juzga. Un ejemplo, una hija de la señora que nos apoya en la limpieza de la casa tiene ya cinco hijos, aquí en Tuxtla Gutiérrez. En el medio rural esto es lo más común.
Hay personas que discriminan a los maestros rurales, sin saber que, en esas remotas comunidades en las que la población no llega al medio millar, se les tiene que educar a los niños. Allí el maestro tiene que enseñar a leer y escribir y atender a otros grupos de segundo año para arriba. Son pocos, no se puede pagar a un maestro por cada grado d 10 alumnos o menos.

Vamos pues, camarada presidente, analizando el normalismo rural, desde su fundación en la década de los 20’s esto es, que pronto celebraremos los cien años del nacimiento dela escuela rural mexicana, de las normales: evaluar la necesidad de que se atienden a cientos de pequeños núcleos de población.

Las escuelas normales rurales que cerrara Díaz Ordaz deben de reabrirse.

Las escuelas normales rurales no pueden desaparecer como quisieran los “Fifís”, los que le pueden comprar a cada hijo una laptop y pagar un chofer que los lleva a la escuela.

Loading Facebook Comments ...