En el municipio de San Fernando, Chiapas, el alcalde Juan Antonio Castillejos Castellanos, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), ha anunciado la remodelación del Parque Central en donde se prevé una inversión de aproximadamente 40 millones de pesos. Dicha decisión llevó a un grupo de pobladores a elevar la voz y señalar que existen otros tipos de necesidades que deberían priorizarse y que han sido peticiones que por años no han encontrado eco.

Partiendo de ello, me resulta curioso que la mayoría de alcaldes, en toda la geografía mexicana, tome decisiones que giran en torno a obras que sirven para maquillar su desempeño. La inversión se concentra en buscar “embellecimientos” de parques centrales o la propia alcaldía, todo siempre en torno al primer cuadro del municipio y sin una finalidad que abone a transformar la realidad que conocemos.
Todo parte, supongo, de que nadie les ha dicho que la gobernabilidad requiere de cierto equilibrio entre la participación de los ciudadanos y la capacidad de decisiones de los gobiernos, la cual, aunque siempre es limitada y movida por intereses particulares, debería abonar al desarrollo real y no simulado de los municipios.
Cierto es que cuando se trata de recursos públicos, éstos siempre serán escasos para dar respuesta a todas las demandas sociales que existen. Sobre todo con la inoperancia de sus antecesores que llegaron a enriquecerse sabiendo que en este país no pasa nada. Sin embargo, repito, el trabajo de los munícipes debe girar en torno a las prioridades del pueblo y no a caprichos personales o de un grupo.
En las imágenes difundidas en redes sociales por la periodista Lucía Trejo, se puede leer que los inconformes piden dar prioridad a una serie de obras: un basurero municipal, una unidad deportiva, el embovedado del drenaje, la construcción de calles, la gestión para una universidad, la remodelación del nosocomio y un rastro municipal. A ello, se suma el llamado para no abonar al ecocidio y la tala de los árboles que en las inmediaciones del parque central se encuentran.

Castillejos Castellanos debería entender que, como señala Mauricio Merino (2003), “los gobernantes deben responder ante la sociedad que los eligió y ser consecuentes con sus demandas, necesidades y expectativas” y, por ende, “tienen la obligación de rendir cuentas sobre su actuación” (p. 49).

Así, los pobladores de San Fernando no requieren de otro parque central, es decir, de destruir el que está bien para que en nombre del desarrollo justifiquen el desvío de recursos. Por el contrario, el alcalde está obligado a escuchar el clamor ciudadano y reencauzar esa burda idea de despilfarro de 40 millones de pesos en una obra que sólo servirá para alimentar su egolatría en plena pandemia.

Hacen bien las voces de profesionistas del pueblo, mismas que documentó el periodista Eray Díaz en sus redes sociales, cuando señalan que se deben priorizar obras en materias de salud, educación, medio ambiente, entre otras, que serían de verdadera utilidad para el municipio. Muchas de las señaladas son urgentes y se han postergado por años.
No es tarde para que el presidente municipal de San Fernando entienda que la democracia como forma de gobierno debe plantear la conciliación entre participación de los ciudadanos y el desempeño del gobierno, y no que se ahonde la brecha de inconformidad que podría detonar en un problema social que en nada beneficia a Chiapas.

Ya hemos visto cómo la falta de tacto, la soberbia e inoperancia de los munícipes, en todo el país, se ha saldado con enfrentamientos que en nada abonan a la paz social que ha tratado de cultivar en este tiempo el gobierno de Rutilio Escandón en la entidad.

El sexenio del despilfarro, operado por el mismo partido del munícipe de San Fernando, fue el anterior con el ahora senador Manuel Velasco y no tuvo buenos términos, cuantimás que pueda tenerlo un gobierno de tres años que parece estarse distanciando de su gente y generando malestar entre los ciudadanos. Un gobierno que aspira, ojo aquí, a reelegirse en 2021.

Les hace falta mucho tacto e inteligencia a quienes arriban a las alcaldías en Chiapas. No entiendo de dónde sacaron la errada idea de no escuchar a las personas que los llevaron a donde se encuentran o de confrontarlas ahora en las redes sociales hasta con las granjas de bots que comentan posturas ridículas sin gota de astucia, y que le ponen más leña al fuego.

Y ojo, que los pobladores nunca han hecho hincapié de estar en contra del munícipe, por el contrario, le están solicitando que trabaje acorde a las prioridades, que elija obras que sean de impacto social y que representen un beneficio para todos. Ojalá lo entienda. Nadie quiere otro foco rojo de violencia motivado por la cerrazón de las propias autoridades y auspiciado por la idea de cacicazgos que muchos políticos abanderan.

#Manjar El viernes pasado, el Congreso de Chiapas dio un paso histórico al aprobar por mayoría la iniciativa de paridad total que, meses atrás, venía trabajando mi amiga, la diputada perredista Olga Luz Espinosa. Gracias a ese trabajo arduo logró consolidar, junto a sus compañeros, dicho proyecto y con la suma de voluntades hoy es ya una realidad para las chiapanecas. Con la armonización dada entre la Constitución local y la federal, la entidad da un paso hacia la inclusión y garantiza la participación paritaria en los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, así como en ayuntamientos y organismos autónomos lo cual era un pendiente y ahora es ya una realidad. Quizá, confieso, me hizo ruido que se utilizara esa iniciativa para incluir otras modificaciones a la Constitución, que no tenían razón de ser en el mismo dictamen, como lo señalaron los legisladores priistas Luz María Palacios Farrera y Mario Santis, con quienes coincido que no existió una consulta real a los pueblos indígenas y eso podría resultar contraproducente. Ojalá me equivoque. Bien, pues, por el tema de paridad.

#ParidadSustantivaSí “De tu rostro purísimo y resplandeciente / surge una luz silenciosa / que todo lo desnuda, descubre / paraísos y mares de ceniza, / oculta sombras con su bella campana / y vuela como un pájaro. / Olvidar tu rostro es ahogar el corazón, / tratar de ignorarlo es vivir / a ciegas, dando tumbos; / no es necesario volver a decir / que tu rostro nos promete un reino / en un universo inmóvil y destruido”. Óscar Acosta. #ElPoema // La recomendación de hoy: el libro Consulta popular y democracia directa de Jean-Francois Prud’Homme y el disco Couldn’t Stand the Weather de Double Trouble y Stevie Ray Vaughan. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.
* Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos.
* Delegado en Chiapas del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa.
Contacto directo al 961-167-8136
Twitter: @C_T1
Facebook: @CodigoNucu
Mail: palabrasdeotro@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí